Recreo

Apenas suena la campana para el recreo e inevitablemente los chicos sonríen y se alegran, pues es hora de pasar momentos increíbles con los amigos.
Es la oportunidad de jugar básquetbol o fútbol, de correr y de saltar; pero también, de retomar energías, de compartir los almuerzos y hacer más fuertes los lazos de amistad.
¡Los chicos lo disfrutan muchísimo! Y tú… ¿recuerdas qué hacías en recreo?